Ir al contenido principal

Vamos a estar mejor


Estaba triste, tenía la cabeza vacía y los ojos llenos de lágrimas que de a poquito se iban llenando de telarañas. Los árboles de afuera le decían cosas que ya no quería escuchar, el río que corría un poco más allá la dejaba cada vez más lejos de ese calorcito entrañable.
Su cama era el desierto donde se perdían sus lamentos; los soles pasaban tardíos, agotadores, afiebrados. Las noches eran grados bajo cero, cuencas vacías, mitades agujereadas, sed, hambre, dedos quebrados, cordones desatados. Y así se iba desgastando poquito a poco.
Algún día habían bailado descalzos a la luz del queso gigante que veía en la luna. El rocío, el césped fresco, la tierra fértil entre los dedos. EL cabello al aire y los labios húmedos. Los ojos brillantes de sonrisas y las manos enredadas. El éxtasis de tenerse ahí, así. Y perdida en su fantasía quedaba colgando de la cama, envuelta en las cortinas de hojaldre, de cara al balcón roído, con la boquita abierta.
El resto de la casa era un mar de polvo húmedo, fantasmas tras las cerraduras, silencios encajonados y portarretratos en blanco. Las alfombras le sonreían, las puertas se abrían ante su mirar de caramelo derretido. El puchero de su boca había empezado a quebrarse y sus rodillas eran las almohadas sobre las que acostumbraba a derrumbarse al caer sobre sus hombros la noche, que le acariciaba la espalda huesuda bajo el satén que amarilleaba sollozo a sollozo.
La lumbre de su piel se paseaba en la oscuridad cuando la atacaba el insomnio. Y cuando el cansancio ganaba, se echaba de lado sobre las sábanas aun impecables, respiraba despacito, cerraba los ojos, se dejaba hundir en la almohada y corría a refugiarse en esa vez en que, perdida en sus brazos hirvientes, con la nariz pegada a su cuello, sentía el latir de su corazón, el escurrir de esas manos en el largo de sus cabellos, los besos con aroma a te quiero. Fuera de sus sentidos, apagada la voz de la razón, lo escuchaba susurrar "ya vamos a estar mejor".
Y ella esperaba.

Comentarios

Missy ha dicho que…
Conmovedor y vibrante de sentimientos, esto es la epítome de todo lo que adoro de este blog y de esta sensible muchachita :). Espero que estés mejor pronto, querida, porque de seguro lo estarás, más pronto o más tarde; siempre recordá eso :). Un besote! <3
yo ha dicho que…
me encantó! bah, siempre me encanta lo que escribís!

Entradas populares de este blog

Anisóptera

Azahares

Ceibo

Estaba tendida sobre el césped que hacía un par de semanas nadie cortaba, bajo el árbol que se cernía sobre ella y la escondía del sol. Sus cabellos infinitamente oscuros se repartían hacia todos lados, sus ojitos se cerraban apenas ante el resplandor del cielo azul, su boca era un puchero imperturbable y sus manos de deditos largos acariciaban la alfombra esmeralda que cedía ante su toque, ante el soplo de un brisa que llegaba de por allá y se llevaba algo del calor abrasador de esa siesta a la sombra.
Inspiraba. Y suspiraba. Y a su alrededor y por sobre su vestido desparramado y sus piernas largas y toda su piel morenita bailaban las motitas de la luz del sol que se colaba por entre el follaje del árbol, que rebotaban acá y allá, le hacían cosquillas que ella ni sentía, la acariciaban de arriba abajo y se mecían en silencio.
Y ese silencio trajo consigo un sopor tibio y ella se vio sumergida en el más placentero sueño sin siquiera notarlo. Sentía el sol acariciarle las mejillas y b…