Ir al contenido principal

Intuición


Paz; nunca tuvimos paz, pero esa pseudo-tranquilidad que nos daban las calles silenciosas, las películas de comedia y los mediodías en familia se vio rota desde aquel desembarco desinteresado que pedía asilo y un pedazo de pan. Nadie quiso pensar que quizá nunca debimos haberlos dejado entrar, y mucho menos se animaron a echarlos; dejaron pasar el tiempo bajo un «ya vamos a ver qué pasa», y se tiraron a dormir la siesta. Yo sí pensé e intenté hacer a los demás pensar y rebelarse ante los extranjeros antes de que ocurriera lo que yo veía venir, pero me mandaron a callar.
Siempre fui una persona intuitiva, reaccionaba antes de tiempo a cosas que todavía no sucedían, y aquella no fue la excepción.
Una mañana muy temprano, cuando la noche se tornaba apenas celeste, cuando todavía siquiera era mañana, al puerto desvencijado y aburrido llegó una embarcación pequeña, pero tecnológicamente avanzada, toda una innovación. Los tripulantes se ganaron un descanso gratis en la posada del centro, y la fuerza no se fueron más. De a poco, empezaron a llegar más de los mismos, y al tiempo fueron suficientes como para reducir a una población desarmada, desprevenida y asustada.
Yo no los vi matar ni morir, pero sí los escuché desaparecer a mitad de la noche, entre alaridos, oscuridad, y los bramidos del mar que aplacaban los disparos. Tampoco vi cómo vaciaban y ocupaban casas ajenas ya sin dueño, pero sí los vi adentro, disfrutando de manjares podridos y música pirata.
Antes de que me vieran, yo me escondí; y cuando el encuentro fue inevitable, los obedecí, les seguí la corriente, me dejé hacer.
Hoy soy mártir de mi desoída intuición, y mi castigo es ver las casas vacías y derruidas, la bandera flameando con ese viento que una vez fue nuestro, las caritas de los nenes que tratan de memorizar plegarias en un idioma indescifrable, a dioses que ellos no conocen, mientras yo vago y lloro, perdido entre las calles que, tiempo atrás, besé como mías.
·


.~
La tarea de literatura, un relato expresivo sobre la invasión de una cultura a otra, como sucedió con la colonización en territorio precolombino.
Sólo en pequeñeces como esta puedo darme el lujo de decir que gusta hacer la tarea para el colegio ):

Comentarios

Mariana ha dicho que…
Niehé! AHORA, ahorita estoy a tres segundos de caerme dormida y se que así no voy a poder apreciar el texto. Pero bueno... ¡por el poder de la pateticidad! Mañana si o sí me pongo a leer un poco :)
Illyria ha dicho que…
La verdad que está excelente o-o. Me dejaste impresionada en serio XD. Te agurio tan buen futuro, Aome. Todavía sos muy joven, pero tenés ideas muy claras :3

Gracias por pasarte por el blog. Como verás lo tengo lleno de polvo y fue grato encontrar ese comment tuyo cuando se me ocurrió revisarlo n_n

Un beso!

Entradas populares de este blog

Anisóptera

Azahares

Ceibo

Estaba tendida sobre el césped que hacía un par de semanas nadie cortaba, bajo el árbol que se cernía sobre ella y la escondía del sol. Sus cabellos infinitamente oscuros se repartían hacia todos lados, sus ojitos se cerraban apenas ante el resplandor del cielo azul, su boca era un puchero imperturbable y sus manos de deditos largos acariciaban la alfombra esmeralda que cedía ante su toque, ante el soplo de un brisa que llegaba de por allá y se llevaba algo del calor abrasador de esa siesta a la sombra.
Inspiraba. Y suspiraba. Y a su alrededor y por sobre su vestido desparramado y sus piernas largas y toda su piel morenita bailaban las motitas de la luz del sol que se colaba por entre el follaje del árbol, que rebotaban acá y allá, le hacían cosquillas que ella ni sentía, la acariciaban de arriba abajo y se mecían en silencio.
Y ese silencio trajo consigo un sopor tibio y ella se vio sumergida en el más placentero sueño sin siquiera notarlo. Sentía el sol acariciarle las mejillas y b…