Ir al contenido principal

Sentada sola


Se había enrulado el cabello con esmero, sus labios brillaban como los de las propagandas de Avon. Su cintura estaba enfundada en una bonita camisa de pequeños botones y sus zapatitos chatos negros brillaban bajo las luces tenues de la sala polvorienta.
Se había sentado en la fila del medio, en la butaca de la mitad, mirando hacia ambos lados, esperando a que él se apareciera entre las cortinas de raído terciopelo.
Pero a quién quería engañar, ella había ido sola, había comprado su entrada y ahora estaba sentada en esa butaca descarcarada con la ilusión de que él (sí, él), llegase y de espaldas la reconociera, se sentase a su lado y no dejara de hablarle durante toda la escueta puesta en escena de la noche.

Las luces se apagaron, las pocas personas que deambulaban por el mugroso lugar tomaron asiento en las butacas de terciopelo colorado carcomido, y el telón agujereado empezó a subir.
Un piano negro de cola, arañado por el tiempo y aburrido de las arañas apareció en escena, con un hombre de cabello cano, de manos huesudas y smokin apolillado sentado en la butaca. Hizo sonar sus dedos y empezó un concierto largo, aburrido, denso igual que el aire viciado que se respiraba dentro de ese teatro que se caía a pedazos.
En realidad, ella no sabía qué hacía ahí, no tenía idea de por qué compraba las entradas, por se emperifollaba, por qué se molestaba en salir de la seguridad de su cucarachezca casa para meterse en un lugar como ese teatro a escuchar composiciones mediocres y machacarse la cabeza con que nunca iba a tener una oportunidad con ese él a quien tanto deseaba, siendo que él jamás pisaría edificio como ese... siendo que nunca se fijaría en ella.

Un compás agudo y frenético le hizo clavar los ojos en las manos descontroladas del pianista, que se movía desacompasado a lo que estaba tocando, sacudiendo con él la butaca y el piso de madera desgastada.
Esa locura traducida en notas que ella creía ver flotar por encima de las cabezas de los espectadores se amontonó sobre sus bucles opacos y sobre su brillo labial vencido y se convirtió en cucarachas, en esas cucarachas que no se atrevía a matar dentro de su casa y que le hacían subir los pies al sillón. Entonces soltó un grito y se puso de pie. Nadie se volteó a verla salir corriendo de la sala mientras gritaba que tenía que volver a casa a matar las cucarachas.
Y mientras corría esas dos cuadras vacías de asfalto frío y húmedo, su mente deshilachada se conectó, dándole un corto momento de lucidez en que se reconoció fea, sucia, olvidada y loca... tan loca como para saber que no había ningun él, pero que aún así ella seguiría esperando sentada sola.

Comentarios

A.S Naraveckis ha dicho que…
Hacía banda que no escribías nada pro acá. Este relato lo leí en tu flog, no aceptás firmas, así que aprovecho para decirte ahora que me gustó mucho... todo el bajón la tipa, y da escalofríos porque hay gente posta que vive así. Uno ve a la gente en x lugar y no se imagina que tipo de hisotira lleva detras de su espalda...

Entradas populares de este blog

Anisóptera

Azahares

Ceibo

Estaba tendida sobre el césped que hacía un par de semanas nadie cortaba, bajo el árbol que se cernía sobre ella y la escondía del sol. Sus cabellos infinitamente oscuros se repartían hacia todos lados, sus ojitos se cerraban apenas ante el resplandor del cielo azul, su boca era un puchero imperturbable y sus manos de deditos largos acariciaban la alfombra esmeralda que cedía ante su toque, ante el soplo de un brisa que llegaba de por allá y se llevaba algo del calor abrasador de esa siesta a la sombra.
Inspiraba. Y suspiraba. Y a su alrededor y por sobre su vestido desparramado y sus piernas largas y toda su piel morenita bailaban las motitas de la luz del sol que se colaba por entre el follaje del árbol, que rebotaban acá y allá, le hacían cosquillas que ella ni sentía, la acariciaban de arriba abajo y se mecían en silencio.
Y ese silencio trajo consigo un sopor tibio y ella se vio sumergida en el más placentero sueño sin siquiera notarlo. Sentía el sol acariciarle las mejillas y b…