Ir al contenido principal

El cadáver exquisito

La sonrisa se le deformó, no escuchaba sus ruegos mudos, no la veía descostillarse, y yo me reí, me reí tanto.
Hoy soy mártir de mi desoída intuición mientras vago y lloro, perdido entre las calles que, tiempo atrás, besé como mías.
De tus labios quebrados pidiendo un segundo beso.
Y escucharte es el orgasmo de mil sirenas, el placer de una flota entera.
Y sus manos resecas, el desierto al que van a morir los sedientos.
Sobre mi cadáver, que de exquisito se derrite entre tus dedos.
Sobre la tierra seca se estrelló el silencio que le regaló al universo el sonido de sus manos acariciando su piel.
Y saborearla a besos es poco decir, poco querer.
La lumbre de su piel se paseaba en la oscuridad cuando la atacaba el insomnio.
Los pies descalzos, el cabello más largo, la mirada un poquito más triste, las lágrimas a flor de piel.
Lo besó como nunca; la pared a su espalda también lo besó, la valija le quemó y la soltó, y su boca ardió en un gemido.
El afuera era terror, ruido, agua hirviendo y piel latiendo.
Una nalga flotando, el cabello cayendo de su balcón en la torre, los pies al borde del abismo.
Odiaba ese río en el medio, odiaba las catorce canciones de distancia.




Y no por ser un cadáver significa que esté muerto. Son cinco años de darle vida a mis depresiones, a mis profundidades, a las palabras que me veo obligada a tragar, y de ayudarme a gritar más fuerte. Soy yo a través de los años, a través de mi historia, y no le pongo punto final porque no se termina acá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Anisóptera

Azahares

Ceibo

Estaba tendida sobre el césped que hacía un par de semanas nadie cortaba, bajo el árbol que se cernía sobre ella y la escondía del sol. Sus cabellos infinitamente oscuros se repartían hacia todos lados, sus ojitos se cerraban apenas ante el resplandor del cielo azul, su boca era un puchero imperturbable y sus manos de deditos largos acariciaban la alfombra esmeralda que cedía ante su toque, ante el soplo de un brisa que llegaba de por allá y se llevaba algo del calor abrasador de esa siesta a la sombra.
Inspiraba. Y suspiraba. Y a su alrededor y por sobre su vestido desparramado y sus piernas largas y toda su piel morenita bailaban las motitas de la luz del sol que se colaba por entre el follaje del árbol, que rebotaban acá y allá, le hacían cosquillas que ella ni sentía, la acariciaban de arriba abajo y se mecían en silencio.
Y ese silencio trajo consigo un sopor tibio y ella se vio sumergida en el más placentero sueño sin siquiera notarlo. Sentía el sol acariciarle las mejillas y b…